• email: mundoyceramica@gmail.com

Recreando un sello pintadera

SONY DSC

Colgantes – Cerámica. Diseño Claudia Díaz Gronlier.

Visitar el Museo Canario en Las Palmas de Gran Canaria, es un estímulo y un viaje en el tiempo.

El diseño de estos colgantes cerámicos partió del concepto del sello pintadera, distintivo de los distintos clanes de los antiguos habitantes de la Isla. A pesar de que los elementos decorativos que componen esos sellos son siempre figuras geométricas: triángulos, cuadrados, círculos, no existe uno igual al otro.

En el proceso de diseño de los colgantes, que están hechos a mano y diseñados sobre el barro fresco de forma improvisada, a pesar de basarme en los mismos motivos geométricos de un sello pintadera, no hay uno igual al otro, porque el mismo proceso me llevó a este resultado. pintadera caja blog

 

 

 

 

 

Visiting the Canarian Museum in Las Palmas de Gran Canaria is a stimulus and a journey through time.

The design of these ceramic pendants was based on the concept of the painting seal.

 

 

Ilustrando un cuento en barro.

3

Para cualquier lector, abrir un libro es un viaje, una aventura, una cita con alguien al que quizás vas a conocer por primera vez, o quizás lo vas a redescubrir, es una cita con la imaginación, con la reflexión, es una cita con tu yo más íntimo.

Leer es uno de mis mayores placeres, algo que practico desde hace muchos años. La cerámica es un mundo que se ha incorporado a mi vida recientemente pero, Dios sabe con qué fuerza.

Estas fichas cerámicas son la provocación de una lectura -El lagarto de La Fortaleza-, una lectura que, según su autora, Sandra Franco Álvarez, está dirigida a lectores de 8 a 108 años.

1

detalle

Mi intención ha sido crear unas piezas de barro que se identifiquen con la cultura de los antiguos habitantes de esta tierra, para ello utilizo los colores naturales del barro: negro, blanco y rojo, y pinto como quizás pintaban los indígenas las paredes de sus cuevas y sus cuerpos. Me apoyo en su estética y mi visión contemporánea.

 

QR VIDEO

 

These ceramic tokens are the provocation of a reading -El lagarto de La Fortaleza-, a reading that, according to its author, Sandra Franco Álvarez, is aimed at readers between 8 and 108 years old.

My intention has been to create some pieces of clay that identify with the culture of the ancient inhabitants of this land, for this I use the natural colors of clay: black, white and red, and I paint like maybe the natives painted the walls of their caves and their bodies. I rely on your aesthetic and my contemporary vision.

 

 

 

 

Primavera

Título: Primavera.
Obra realizada por Claudia Díaz Gronlier.

Se trata de  la elaboración de un proyecto académico de finalización del Ciclo Grado Superior Cerámica Artística impartido por la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Gran Canaria.

El objetivo es crear una obra que transmita, mediante un lenguaje artístico y divertido, la experiencia visual del paisaje primaveral de la flora de montaña en Gran Canaria, la importancia de la conservación de esta flora para el ecosistema y la necesidad de protección del medioambiente.

 

La flora de montaña, en la isla, en primavera, es un festival de colores y formas. La cerámica es un medio de expresión ideal, que permite  modelar y colorear la diversidad de esta naturaleza.

El bernegal

SONY DSC

Bernegal. Cerámica realizada por Claudia Díaz Gronlier

 

El bernegal (del árabe berniya), es una de las piezas más representativas de la loza tradicional canaria.

El agua es un bien imprescindible en la vida del hombre, y en aquellos tiempos había que traerla al hogar desde las fuentes y manantiales. El bernegal servía de recipiente para almacenarla y a su vez mantenerla fresca.

En los patios de las casas tradicionales de Vegueta , el barrio más antiguo de la capital Gran Canaria, aún pueden verse algunas tallas, hechas con piedras porosas, en forma de cuencos, que recibían y filtraban el agua de lluvia, dejándola caer al recipiente -bernegal-, colocado justo debajo. En él quedaba el líquido atrapado, limpio y fresco, listo para beber.

Muchas casas de la isla contaban con este preciado recipiente, hoy más ornamental que funcional. Sus formas varían de una isla a otra, aunque no en lo fundamental: suelen ser de porte grande, con buena capacidad de almacenaje, gollete de ancho diámetro para poder introducir el vaso y extraer el líquido. Eran, por lo general, decoradas con incisiones que se hacían con ayuda de la piedra de río o la caña, o con adiciones, por ejemplo: tetillas.

 

SONY DSC

Esta pieza fue realizada y cocida en el Centro Locero La Atalaya.