La porcelana – el oro blanco.

SONY DSC

Vajilla cerámica de porcelana. Diseñada y elaborada por Claudia Díaz Gronlier.

 

La porcelana tiene sus orígenes en China, en la ciudad de Jingdezen –ciudad de la porcelana-, que tiene las canteras de Caolín mayores del mundo – Kao Lyn (montaña blanca).
Los emperadores chinos producían su propia porcelana, por ello las porcelanas se clasifican según las dinastías reinantes: período de las cinco dinastías (907- 960): Liang, Tang, Ching, Han y Chon, y Dinastía Song (960 a 1279).

Fue Marco Polo quien llevó el primer frasco de porcelana a Venecia, y quien le da el nombre de porcelana, que procede de un término de la jerga veneciana -porcella-, como llamaban a las conchas de caurí, blancas y muy suaves al tacto. Marco Polo habla de la ciudad de Tiungiu y dice: «hacen los platos de porcelana grandes y pequeños y los más bellos que verse puedan…»

El descubrimiento de las rutas marítimas de las Indias en el S. XVI favoreció la exportación de la porcelana a Europa, este producto se dio a conocer como el “oro blanco”, se vendía por su peso en oro, a precios desorbitados.

En Europa, Alemania e Inglaterra comienzan una ardua batalla por descubrir el secreto de la fabricación de la porcelana. Se emplea gran cantidad de dinero y de esfuerzo de matemáticos y alquimistas, que se entierran en laboratorios custodiados por la guardia Real, entregando sus vidas al descubrimiento de la fabricación de la porcelana.

En 1707, en Meissen, Alemania, el alquimista Botgger y el matemático Tschirnhaus consiguen fabricar la porcelana.

Johann Ehrenfried

El elector de Sajonia funda, en su castillo de Meissen, en 1709, La Real Fábrica Sajona de Porcelana – la primera de Europa. A continuación se crearon otras fábricas en Europa como Sévres, Limoges, Copenhague, Langenthal y otras.

RECOMENDACIÓN:

portada libro _000029Para los amantes de la porcelana recomiendo una agradable y estimulante lectura -El oro blanco- que nos lleva, de la mano de Edmund de Waal, por los añejos entresijos de las fábricas de porcelana en la milenaria China.

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario